La Bodega

La bodega está situada en el corazón de la Ribera del Duero, concretamente en la localidad de Boada de Roa, en Burgos. Desde aquí elaboramos vinos marcados con el carácter del clima y de la tierra que nos rodea.

La bodega, de estilo tradicional, consta de cuatro naves para la elaboración, la sala de barricas, el embotellado y el dormitorio de bodegas. En nuestras instalaciones cuidamos con detalle todo el proceso de elaboración del vino, creando las mejores condiciones que determinan la calidad de nuestros caldos.

En el proceso, podemos destacar tres características que hacen de Electo un vino excepcional: los sistemas de refrigeración de los depósitos, el trasvase del vino con bombas peristálticas y la sala de barricas y el dormitorio de botellas bajo superficie para mantener la misma temperatura durante todo el año.

Nuestros viñedos se encuentran en las mejores parcelas de Boada de Roa, al sur de Burgos. El paisaje se caracteriza por el cultivo de la vid y las pequeñas lomas en las que se todavía se visualizan restos de torres y castillos. El terreno está compuesto por capas de arcilla con gran contenido en caliza, y junto a la climatología extrema de la Ribera del Duero, dotan a los frutos de nuestras vides de perfecto equilibro para conseguir un vino excepcional como Electo.

Ribera del Duero

La mayor concentración de grandes viñedos y prestigiosas bodegas de España se encuentra en la Ribera del Duero.

Desde Valladolid a Tudela de Duero por la A-62, y desde Sardón de Duero a Peñafiel por la carretera del Duero N-122 se suceden bodegas en los márgenes de la carretera. Un panorama que conforma un paisaje de viñedos junto a pinares, convirtiendo a la Ribera del Duero en un territorio apasionante para los amantes del buen vino.

Este paisaje se completa con zonas de montes alomados, imprescindibles en el desarrollo de la planta y la maduración de la uva.

Pero además, las condiciones climatológicas que caracterizan el cultivo de la vid en la Ribera del Duero, con inviernos largos y veranos secos, tienen gran influencia a lo largo del ciclo vegetativo de las viñas, desempeñando un papel fundamental en el desarrollo de la planta y la maduración de la uva, siendo más corta y más generosa, proporcionando así vinos más concentrados gracias al calor del verano.

Electo - La Bodega